¿Qué es el Storytelling?

Quizás has escuchado este término dentro de conversaciones técnicas de marketing, sin saber a qué se refiere con la expresión “Contar historias”. Bien, vamos a esclarecer este tema: Con Storytelling nos referimos a la habilidad para contar una historia suficientemente interesante como para atraer el interés por un texto.
Una historia que coincida o represente los valores que tu empresa quiere siempre es valiosa y será valorada por tus públicos. La clave está en comenzar un flujo de comunicación con un tema con el que tu público se identifique. No busques llegar a todo el mundo. Con unos pocos bastan. Si les apasiona la historia (sobre todo si es real), ellos mismos se lo contarán a sus amigos y conocidos. Ten en cuenta que los consumidores se han cansado ya de que les cuenten trolas. Todo el mundo desconfía y tienes que hablarle de tú a tú, diciéndoles lo que necesitan y quieren saber.
Si logras que tu storytelling coincida con la visión que tiene tu público, habrás descubierto un contenido sobre el que debatir y compartir.
Ejemplos de acciones de Storytelling:
– Englobar la historia de la marca dentro del Storytelling es una forma de humanizarla. Además le puedes dar momentos de suspense y de acción, realzando los factores positivos y las soluciones encontradas con respecto a problemas que sucedieron y que ya son pasado: El objetivo es entretener y contando una historia interesante lo estamos cumpliendo.

– Además es importante que el consumidor tenga claro que está tratando con personas, no con una empresa inaccesible. De esta forma si despiertas su interés o su curiosidad puedes conseguir que él mismo responda con su propia historia y comentario, lo que creará una ola de nuevos contenidos, abriéndose un espacio de debate y de compartir experiencias, muy beneficioso para la empresa (siempre que no se vaya de las manos).

– Por tanto, las redes sociales son una herramienta imprescindible para conseguir difundir nuestras “historias”. No se debe presionar, sino que se debe atraer al consumidor de una forma inteligente. Contenidos útiles e interesantes que deben fluir no desde una empresa, sino desde los empleados de la empresa hasta los consumidores: Todos son personas. Empieza escuchando, moviéndote donde está tu publico potencial, para más tarde atraer a los clientes con historias: Un contenido útil y compartible. Si todo ha ido bien, podrás impulsar tu marca y sobre todo conseguir mejorar su imagen y posicionarla como una marca que sí que se preocupa por sus públicos.

¿Tu empresa sobrevivirá sin página web?

¿Puede sobrevivir tu empresa sin web o tienda online? Esta es una de las preguntas que en Dos Asociados nos hacemos a diario, pero también es la pregunta que debería hacerse cada empresario en España, ya que la estadísticas no mienten:

Sólo 1 de cada 10 pymes dispone de tienda online

La verdad es que nos quedamos a cuadros, ya que es una estadística bastante baja y conviene conocer cuales son las circunstancias que han llevado a que 9 de cada 10 pymes en España estén en esta situación.

La razón más lógica es pensar que hay empresas que creen que no le va a dar ningún beneficio gastar dinero en su página web o en Internet. Este enorme error ralentiza el futuro de la empresa y deja cerradas muchas puertas que deberían abrirse.

El desconocimiento de Internet y el miedo a no saber qué hacer en la red puede ser otro motivo clave. Sin embargo es bien fácil descubrir que la competencia sí que está en la red, ¿Por qué no se da el paso entonces?

Además, a día de hoy no está la excusa de “no voy a conseguir beneficios”, ya que se pueden conseguir beneficios tanto en términos de imagen como en términos monetarios:

En 2017 los españoles se gastaron más de 2000 € por persona en compras por Internet.

Estas estadísticas no engañan, además España aún va a la cola de Europa, por lo que si el target de tu empresa es internacional, más razón para estar en la red, ya que en el resto Europa la inmersión en Internet es total.

El mejor escaparate para tu producto se encuentra a tu alcance: Abierto durante todo el día y consultable desde cualquier sitio. Es el sueño de cualquier consumidor. Entonces, ¿Por qué tu empresa no tiene página web?

Hay que eliminar esos miedos a lo desconocido y dar el salto a una nueva política de imagen para tu empresa. Tus clientes te están esperando y cuando deben elegir entre tu producto y el de la competencia, ¿Qué harán? Investigar. Igual que lo harías tú. Comprobar lo cuidada que tienen su imagen, su web, sus redes sociales, su cantidad de seguidores. Es un medidor de prestigio ni más ni menos.

Por eso, no tener web, tener una web desactualizada (no responsive) o tenerla abandonada sin actualizaciones, es sin duda una de las peores decisiones que se pueden tomar en pleno siglo XXI. Hay preguntas que no necesitan respuesta, en este caso, la respuesta solo puede ser una. ¿Deseas crecer? ¿Deseas que tus clientes lleguen a ti? ¿Deseas abrir nuevos mercados? ¿Entonces a qué esperas? ¿Estás preparado para dar el salto digital?