Elegir bien tu objetivo en la red

El papel de una agencia de comunicación a la hora de trabajar con sus clientes es aconsejarles y recomendarles objetivos y estrategias para hacer frente al gigante en que se ha convertido Internet. Hasta hace no mucho tiempo, era muy común que la página corporativa de una marca se quedara “congelada” durante semanas o meses debido a que no existía un motivo claro ni herramientas accesibles para poder editar contenido y actualizarla. Todo este panorama ha cambiado desde los últimos cambios en cómo funciona Google.

Existen muchos otros buscadores: Yahoo, Bing, etc. Sin embargo el lider indiscutible del mercado es el buscador Google. Sus algoritmos y sus “robots” rastreadores son los encargados de decidir qué páginas aparecen por delante de otras a la hora de mostrar las busquedas realizadas por los navegantes. Además es la era del E-Commerce: Cada vez se vende más por Internet, desde el teléfono móvil o desde el Ipad.

Bien, pongamos que quieres actualizar tu estrategia en la red. El primer punto es saber cuál es tu objetivo::

¿Quieres vender más? Este objetivo está muy claro. Sin embargo no basta con poner una bandera en la torre más alta del castillo. Debes crear un camino que lleve al cliente a tu producto. Si dispones de una tienda online, el sendero está despejado. Por ejemplo, podrás utilizar una red social para acercar tu producto a tus clientes y ponérselo fácil para que accedan a tu tienda online, quizás incluso en 3 “clicks” ya estén dándole a comprar. Sin embargo no todas las empresas son minoristas ni todas pueden vender al cliente final. ¿Qué hacer en ese caso?

¿Quieres mejorar tu imagen de marca? Este objetivo siempre debe ser prioritario aunque tu objetivo final sea vender. Ya que aunque no vendas directamente mediante una tienda online, si que es muy buena idea trabajar en conseguir una imagen activa, dinámica y que demuestre que tu empresa está viva. Utilizar redes sociales específicas o redes sociales globales (como Facebook) ayudará a captar nuevos clientes potenciales, a mejorar la imagen de marca y aumentar su prestigio. No solo hay que dar a conocer productos, sino que hay que dar a conocer marca.

¿Quieres aumentar tu base de seguidores? Con el uso de redes sociales, podemos preparar el terreno para una gran campaña posterior. Pero no hables solo de tu producto. Sé creativo, sigue tendencias, comparte contenidos de calidad y trabaja con una estrategia clara en pos a conseguir un objetivo claro. Es importante crear contenido, pero debe ser interesante para tus usuarios. Debes atenderles y vigilar que el clima en tu comunidad sea el adecuado. La comunicación debe funcionar en ambos sentidos.

¿Aún no tienes objetivo claro? Entonces es cuando tienes un problema, ya que no tienes claro para qué quieres redes sociales o para qué sirve tu web. Ni siquiera sabrás si necesitas estar o no en Internet.. Pero no te engañes. Tu competencia está. Quizá no lo hace mejor que tú, ni tiene tan buen producto. Sea el caso que sea, hay una oportunidad para tu empresa de hacerlo bien. ¿Necesitas asesoramiento? ¿Necesitas que te ayudemos a buscar y llevar a cabo una estrategia de social media? ¿Una nueva web responsive? Contacta con Dos Asociados y te asesoraremos.

Haz tu web responsive

– ¡Hola! Te he visto en la red y me has interesado. Antes que nada, ¿Eres responsive?

– No, pero tengo un buen producto y creo que…

– ¿No? Vaya, no puedo leerte en mi smartphone, que pena… ¡Adiós!

Quizás no hayas entendido nada, pero esta conversación ficticia se produce minuto tras minuto cada vez que alguien entra a tu sitio web desde su teléfono móvil. Internet ha evolucionado mucho en la última década. De visitar sitios webs desde una pantalla del ordenador, ahora hemos pasado a que el 90% de las visitas que recibimos proceden de un dispositivo móvil o tablet.

¿Qué significa ser responsive? Significa que tu sitio web está preparado para ajustarse a distintas resoluciones de forma dinámica.

Las páginas hechas en flash y con animaciones impactantes han pasado a ser defenestradas y enviadas al último rincón de Internet. Ahora lo que manda es el posicionamiento. Debes estar en la parte alta de la lista de búsquedas para que cuando alguien necesite tu producto, pueda encontrarte. Puedes usar recursos como usar palabras claves, enlaces a otras webs, descripciones, actualizaciones constantes, etc. Sin embargo ser responsive ya no es una opción, es una obligación. Como apunte un dato:

– Sólo el 18% de las páginas españolas tienen un diseño responsive (adaptable).

El motor de búsqueda de Google (el más usado globalmente) rastrea día a día la red usando los llamados “robots” para incluir nuevos sitios en las búsquedas. Para ello valora los textos de tu sitio web en busca de palabras clave, sanciona contenidos duplicados, penaliza errores de programación y controla que el diseño sea responsive. Si tu competencia dispone de un diseño responsive en su sitio web, es practicamente imposible posicionarte por encima de ella de forma natural, según el contenido y la estructura de tu web (SEO).

“El lugar más solitario de la red es estar en la 2º página de resultados de Google”

Esta conocida frase en Internet, ilustra muy bien lo que sucede: Si quieres conseguir ventas, llegar a tu público o hacer que te conozcan, necesitas estar preparado. Debes de estar en la primera página, en portada. Es la era del eCommerce (Comercio Electrónico) y cada vez más personas compran desde su móvil o desde su ordenador. Es el momento de estar listo y preparar a tu página de empresa para los tiempos actuales. Para conseguirlo, te dejamos un par de consejos interesantes:

– Una sola web para dominarlas a todas. Olvídate de tener un sitio web principal y otro para móvil. Así solo consigues contenido duplicado por el que Google te penaliza. Todo en una sola web: Más y mejor contenido, mayor optimización y mejor experiencia de usuario. Además es más fácil conseguir enlaces entrantes a un solo sitio web.

Prioriza el contenido de tu web. El usuario debe leer y acceder a los contenidos de forma sencilla por delante de cualquier otra opción. Puedes, por ejemplo, usar la regla de los tres clics como base inicial: El visitante debe llegar al contenido que busca pulsando tres veces desde la página de inicio. Esta regla tiene sus detractores, pero es un buen punto de partida. Al final lo que realmente importa es valorar las necesidades de tus usuarios y cubrirlas con una arquitectura sencilla e intuitiva independientemente de la cantidad de clicks que necesiten para llegar a su objetivo.

Socialízate. Crea comunidad. ¿Qué redes sociales usa tu público? Allí tienes que estar. Haz que te encuentren y fideliza a tus clientes con contenidos, responde a sus dudas y preocúpate por sus reacciones ante tu producto. Nunca antes en la historia ha habido tantas posibilidades de comunicación en ambos sentidos como hasta ahora.

– ¿Cómo? ¿Tienes dudas sobre cómo hacer tu web responsive o qué redes sociales elegir para desarrollar tu marca? Consúltanos y sal del atolladero.