El debranding: cuándo y cómo

Para cualquier empresa con una imagen pública, es de sentido común que el Branding sea una estrategia publicitaria adecuada para lograr conocimiento de marca. Llamamos Branded Content a todo aquel contenido en el que mostramos nuestra marca para construir su imagen y fortalecerla. Sin embargo hay ocasiones en que el mercado está tan saturado que hay que destacar acercando las marcas a sus públicos, cambiando sus discursos e innovando con nustras formas de comunicación.

Recapitulando, en el Branding es muy importante el uso de los colores corporativos, la tipografía y la presencia de la marca ante todo. Queremos que los consumidores asocien una serie de caracteríticas a la marca. Pero ante la saturación de contenidos y de marcas, está apareciendo una corriente arriesgada pero interesante: El Debranding.

¿Qué es el Debranding?

Esta estrategia de comunicación se basa en un concepto muy sencillo y complicado a la vez: La marca ya no aparece. Se elimina aparentemente para que no sea la maca el centro de la composición, sino su público. Estamos seguros que habrás visto la campaña de Coca Cola que eliminó su logotipo y se mostraron nombres de personas en las latas, escritos con su misma tipografía, mismos colores. Fue un éxito en redes sociales ya que hizo partícipes a los consumidores de su estrategia, pudiendo enviar sus propias propuestas de nombres de personas, mascotas o relacionadas con su experiencia. La campaña se basó en el storytelling y en las experiencias de los propios seguidores, que compartieron sus latas con nombre y sus momentos “Coca Cola” con sus amigos y seguidores.

¿Puede mi empresa usar el Debranding?

Empresas como Nike, Starbucks o Coca Cola tienen en común dos cosas: Ambas han realizado Debranding y también son empresas multinacionales con una identidad de marca mundialmente conocida. El riesgo de usar esta estrategia por una empresa no demasiado conocida por el gran público puede provocar que su imagen corporativa no sea lo suficientemente conocida.

Otras marcas conocidas por usas estrategias de debranding son Starbucks o Nike. Cabe destacar que para poder utilizar esta estrategia es fundamental, además de tener un producto famoso y de calidad, contar con una identidad visual consolidada sino estarás tirando piedras sobre tu propio tejado, ya que ni se conocerá tu marca ni el público asociará tu imagen corporativa. Por eso es muy importante trabajar mucho anteriormente en consolidar tu marca para más tarde plantear y estudiar una estrategia de Debranding adecuada.

¿Cuándo y cómo debo usar el Debranding?

Hay que tener claro que el primer paso es disponer una presencia en redes sociales potente y usar la comunidad existente para potenciar la estrategia comunicativa basada en el Debranding. Hay cientos de formas de enfocar tu estrategia, pero siempre teniendo claro que se debe apelar a las emociones de tus seguidores y consumidores para que este tipo de estrategia tan arriesgada funcione, ya que se renuncia a la presencia de la marca aparentemente para intentar a su vez acercala a tus públicos.

Por eso en Dos Asociados, aunque te conquiste este nuevo concepto del Debranding, te aconsejamos asesoramiento profesional para preparar este tipo de estrategia tan arriesgada. Tu empresa debe tener una imagen corporativa muy sólida y un gran conocimiento por parte de sus consumidores. Contacta con Dos Asociados y te asesoraremos.

El uso del color: No existe la casualidad

La psicología del color es una de las ciencias más importantes y estudiadas en el mundo del marketing y la publicidad. Cuando nos despierta una emoción una anuncio no es por casualidad: Todo está estudiado para decirte qué debes sentir.

No vamos a reinventar la rueda diciendo que los colores tienen un significado. Aunque muchas veces es el contexto el que dicta dicho sentido. Por ejemplo, el negro puede transmitir misterio o tristeza, pero también elegancia y poder.

Otros colores ofrecen sentimientos más puros, como el verde: equilibrio, naturaleza o vida. El uso del rojo transmite dinamismo, caos, conquista o excitación; Al contrario que el azul que transmite espiritualidad, armonía, orden.

Por esta razón el uso del color en la comunicación es una herramienta que no debemos obviar. Dependiendo de qué marca estamos publicitando, nos interesa usar una iluminación global y unos colores acorde a los valores de dicha marca. Además, debemos usar gamas cromáticas válidas. Utilizar colores complementarios y sobre todo cuidar la legibilidad cuando se superponen colores, es el pan de cada día de la comunicación gráfica.

A la hora de construir una marca, tan importante como el logotipo de la empresa, es el color de su imagen corporativa: Una pieza clave para la construcción de imagen, ya que la elección de un color adecuado e identificable con la marca va a llevar a que inconscientemente se asocien unos valores que conlleva el color a la marca a la que viste. Por ejemplo, si un logotipo de una empresa es de color verde, muchos asociaremos la marca con energía limpia, renovable, reciclable, que cuida la naturaleza, etc.

Como comunicadores, es importante generar un sentimiento positivo en nuestros anuncios. Cada vez se comunica más en redes sociales y menos en publicidad impresa. Sin embargo tenemos que aprender a combinar texto e imágenes de nuevas formas, para sorprender y seguir utilizando una herramienta tan poderosa como es el color.

Y recuerda, cuando veas un anuncio de una marca que te gusta; No ha sido casualidad.